Mirtha entrevista a Mirtha

0
550
views

17 de Agosto de 1995

Mirtha Legrand después de los mil almuerzos aceptó el desafío. Por primera vez, y gracias a la magia de las revistas, la diva se reportea a sí misma. La anfitriona – Mirtha – y su invitada – Chiquita – compiten en elegancia y hablan sobre los personajes, los recuerdos y las tristezas. Una de ellas, con lágrimas en los ojos, confiesa : «No soy felíz.»

Almuerzo a Solas
«Chiquita – con tailleur a cuadros – y Mirtha – con un conjunto verde manzana -, las dos elegantísimas. Y dispuestas a un almuerzo (a un diálogo) inédito y profundo.»

La mesa está puesta para dos. Individuales amarillos, vajilla de porcelana, copas de cristal y cubiertos de plata. Como todos los días, hay un centro floral y candelabros con velas. Y como lo hace siempre, Mirtha Legrand ocupa la cabecera. Tiene puestos un conjunto verde manzana y zapatos al tono. Sonríe con glamour y atiende cada detalle de su entorno, pero se la nota un poquitín nerviosa.

El Primero
«El primer almuerzo fue en el año ’67 en Canal 9. Mi marido y manager, Daniel Tinayre, me acompañó durante aquel gran debut.»
Alain Delon y Susana Gimenez
«Delon me impactó. No sólo porque sigue tan buen mozo como siempre, sino por su forma de ser. Un hombre sencillo, humilde y muy profesional. La foto con Susana fue en el setenta y pico. Mirá lo que eran nuestras plataformas!»

Es que el de hoy no es un almuerzo más: a su derecha hay una única invitada y es tan especial que hasta la iguala en elegancia. Lleva un tailleur negro y blanco a cuadros, y el cabello recogido. No es una competidora, sí un reto. Esta vez la diva almuerza con la persona que más la conoce: ella misma.

«Los almuerzos fueron mi terapia. Me han hecho conocer gente maravillosa y otra no tanto. «

Si es difícil, muy difícil, esto de preguntarle a la propia conciencia, todavía peor es contestarse sin trampas. ¿A ver, Chiquita, qué te gustaría saber de Mirtha Legrand? ¿Te parece que empecemos por los almuerzos? GENTE le propuso este ida y vuelta consigo misma. Ella aceptó. Y de ahí en más sólo un grabador se interpuso entre su intimidad y el éxito.

¿Cómo fue eso de dejar a un lado a la actriz de cine y convertirte en animadora?
Sin dudas, un cambio fuerte y complicado, pero me brindó una enorme popularidad. Gracias a la televisión, supe lo que significa el afecto de la gente. Estos almuerzos me han favorecido, me han hecho muy feliz.

Despedida
«Con Sarita Montiel y Palito Ortega el día que me despedía de un ciclo de almuerzos. No podía parar de llorar. Después estuve doce años alejada de la televisión.»
Con Alfonsin
«Me confesó que no se perdía las películas donde trabajaba y que en una época fantaseaba conmigo. Fue muy gracioso».
Porcel
«Fue allá, en Canal 13, en el ’78. Fijate lo que era el decorado!»
Sandro
«Roberto es un ídolo. La última vez que estuvo Daniel, cantó Penumbras y fue inolvidable».

¿Tuviste que hacer psicoterapia para digerir el cambio entre el antes y el después de Tinayre?
No. Los almuerzos fueron mi terapia. Me han hecho conocer gente maravillosa y otra no tanto. El tener que estar vestida y arreglada para salir al aire también es una gran terapia. Una siente que tiene la obligación de mostrarse bien ante su público.

¿Ese público te quiere o tan sólo admira tu éxito?
Hay mucha gente que me quiere, y otros, un poco menos. Son las reglas del juego. Pero en los momentos más difíciles la gente me ha respondido, y siempre con afecto.

«Hay días en que se me hace cuesta arriba. No soy de cansarme, pero resulta pesada la rutina de hacer un programa diario.»

Supongo que tantos años de almuerzos deben haber relegado otras cosas…
Vos sabés, Mirtha, que por mi afán perfeccionista fui dejando un poco de lado a mi familia y mis afectos. Siempre quise leer, estar informada, actualizada… Me siento un poco culpable porque, para poder hacer eso, les robé horas de atención a mis seres queridos.

Amigos
«Con Roberto (Giordano). ¡Qué cambiado está Roberto en esta foto con el pelo largo! Fue en abril del ’79.»
Con Libertad Leblanc e Isabel Sarli

«Isabel es auténtica. Siempre contaba que cuando su mamá la vio desnuda por primera vez en una película le tiró con una zapatilla. Libertad usó algunos términos que me resultaron chocantes.»
Almuerzo Presidencial
«Menem no rehúye las preguntas. A veces me daba no sé qué preguntarle ciertas cosas y que reaccionara mal. Pero siempre me decía: ‘Pregunte, Mirtha. Todo lo que quiera’.»

¿Estás arrepentida?
Sí. Si tuviera que empezar de nuevo, pasaría más tiempo con mis hijos. También me arrepiento de no haber tenido más hijos.

¿Qué sentís cuando te camparás con la Chiquita anterior?
Siento que he madurado como mujer y como ser humano. Me he compenetrado con las cosas y he aprendido. Ahora tengo más conciencia de la situación social, de las necesidades de la gente, de todo lo que ocurre en mi país.

«Siempre quise leer, estar informada, actualizada… Me siento un poco culpable porque, para poder hacer eso, les robé horas de atención a mis seres queridos.»

¿Cuál es la diferencia más notable?
Haber perdido el miedo, Mirtha. Ahora soy más espontánea. A veces, cuando hago dieta y estoy almorzando en cámara, comento: «No como esto porque se me va todo a la cola». Antes no decía esas cosas al aire. Uno va madurando con los años y eso hace perder el miedo. Acordate que en otra época temía que lo que dijera le cayera mal a alguien del canal, del gobierno o del público. Ahora no. A los políticos, por ejemplo, ¡les hago cada pregunta! Íntimamente pienso: «¿Y si me manda al diablo?». Pero al público le gusta que me juegue con cosas fuertes. Así que a esta altura de mi vida yo digo lo que siento, sin trabas de ninguna naturaleza.

El hombre de los Ángeles
«Siempre que Víctor Sueiro vino al programa y habló de milagros y curas sanadores tuvimos mucho rating. A la gente le gusta el tema.»
Grandes Momentos
«Con Midachi hicimos los almuerzos más divertidos de mi carrera. Lástima que ahora por una cuestión de contrato con otro canal no pueden venir».
Con Mónica y Pinky
«En Canal 13, cuando grabábamos en el Hotel Alvear. Excelente.»

¿Y qué le cambiarías a la Chiquita de antes?
Le quitaría frivolidad. No está mal ser un poquito frívola, pero siempre y cuando la realidad no te pase por un costado.

¿No te cansa eso de tener que estar siempre impecable, elegante y atenta, todos los días a la misma hora, con invitados tan diversos?
Hay días en que se me hace cuesta arriba. No soy de cansarme, pero resulta pesada la rutina de hacer un programa diario. Tener que maquillarme, vestirme, peinarme, cruzar toda la ciudad, estar actualizada. Me conocés bien, Mirtha: necesitaría descansar un poquito

Si, pero … ¿no extrañarías los flashes, las cámaras, el público?
Bueno, alejarme del todo, no … Me gustaría hacer un programa semanal.

Nostalgias
«Acá está Daniel, mi amorcito, mi sol, mi ser inolvidable. Siempre trabajando con Carlitos Rotemberg, que en ese tiempo no tenía panza. Y abajo, con Olmedo: a pesar de ser un cómico, era un hombre serio y muy, pero muy educado.»
Valeria y Pelé
«La verdad es que Valeria Lynch es bastante complicada. Dió demasiadas vueltas antes de venir al programa. Fue hace dos años.» En cambio, «Pelé fue más que agradable. Un mito del fútbol. Me acuerdo que se había incendiado Canal 13 y teníamos que hacer el programa en distintos hoteles».

¿Hay proyectos en el tintero?
Quisiera formar una fundación para ayudar a la gente. Actualmente lo hago a través de la producción de mi programa dándoles el almuerzo a muchas instituciones de ayuda al prójimo. Pero con eso no alcanza. En esta hora, la solidaridad es un deber.

¿Qué cosas te siguen sacando de las casillas?
La mentira, la injusticia, la falta de responsabilidad en el trabajo. La desorganización. Y que se metan en mi vida privada.

A manera de balance: si tuvieras q recordar los momentos más felices de tu vida, ¿cuáles elegirías?
El día que nacieron mis hijos, Marcela y Daniel, y el día que me casé con Daniel Tinayre.

¿Quiénes te dan hoy tus mayores alegrías?
Mis nietos, Ignacio y Juana. Con sólo verlos me pongo bien. Somos compinches.

Con la mano en el corazón, Chiquita… ¿sos feliz?
(Con lágrimas en los ojos.) No, Mirtha… En este momento no lo soy. Vos sabés muy bien que lo extraño demasiado.

Publicada en GENTE del 17 de Agosto de 1995 (ver Tapa)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here